Contacto

Charlamos con Simonetta Buccellato y Diana Vaccaro, fundadoras de Lextranslate

Charlamos con Simonetta Buccellato y Diana Vaccaro, fundadoras de Lextranslate

Yahaira Agredo

Yahaira Agredo

¿Cómo nació la idea de fundar LexTranslate? ¿Cuál fue el factor clave que os motivó? 

La idea de nuestro negocio de traducciones jurídicas surgió a partir de nuestra experiencia tras 8 años ejerciendo como abogadas en despachos internacionales. En ese tiempo, nos enfrentamos frecuentemente a la necesidad de traducir textos legales en varios idiomas. La complejidad inherente a la traducción jurídica nos llevó a reconocer la importancia de contar con traductores que no solo fueran expertos en idiomas, sino que también poseyeran una sólida formación jurídica en diversas jurisdicciones.

Fue entonces cuando identificamos la necesidad de un perfil específico que combinara habilidades lingüísticas y conocimientos jurídicos profundos: el «jurista-lingüista». Este enfoque asegura traducciones legales precisas y correctas, al mismo tiempo que comprende la complejidad y matices del derecho en diferentes países y jurisdicciones.

Además, buscábamos un modelo de negocio ágil que nos permitiera operar a nivel global y ofrecer nuestros servicios en cualquier parte del mundo. Así nació la idea de colaborar con juristas-lingüistas internacionales en una base freelance, permitiéndonos abordar las necesidades legales y lingüísticas de nuestros clientes en cualquier país. Actualmente, contamos con una red de más de 150 juristas-lingüistas.

La combinación de nuestra experiencia legal y la visión innovadora del jurista-lingüista constituye la base de nuestro exitoso negocio de traducciones jurídicas.

¿Qué idiomas manejáis actualmente? ¿Sobre cuáles existe una mayor demanda?

Aunque el inglés y otros idiomas de la Unión Europea son los más solicitados por nuestros clientes, la destacada especialización de nuestros juristas-lingüistas nos permite ofrecer traducciones en idiomas menos demandados, como el vietnamita, el indonesio, el chino, el turco, el árabe, entre otros.

¿Cómo realizáis en LexTranslate la selección de expertos en cada lengua y área legal para garantizar la calidad? ¿Los traductores con los que trabajáis tienen conocimientos en la materia legal que se aborda?

Para poder entrar en nuestra red de juristas-lingüistas es necesario que el candidato esté inscrito en un colegio de abogados (de cualquier jurisdicción) con al menos 3 años de antigüedad y que haya efectivamente ejercido la profesión de abogado durante estos 3 años. También es necesario que posea conocimientos lingüísticos de alto nivel acreditados y que tenga experiencia en el ámbito de traducciones jurídicas. El perfil ideal es un jurista que haya ejercido la profesión en dos jurisdicciones diferentes. Cada candidato tiene que realizar varias pruebas de traducción. Una vez que el jurista-lingüista haya sido incorporado en nuestra red, se le asignan los proyectos según su especialización en derecho. Los primeros encargos serán los más sencillos y estarán bajo la supervisión de juristas-lingüistas más expertos. A medida que el jurista-lingüista gana experiencia se le asignan trabajos más complejos y urgentes. Nuestros juristas-lingüistas trabajan solo en su idioma materno. Cada documento está sometido a una fase de traducción, revisión, y lectura final (proofreading).

Un elemento importante y de gran valor en el servicio que prestáis es la revisión y el control técnico del contenido de los documentos. ¿Cómo se realiza esta labor?

El traductor y el revisor mantienen un diálogo constante a lo largo de todo el proceso de traducción y revisión. Esto implica la preparación de glosarios compartidos o la inserción de comentarios en el texto para abordar posibles dudas, con el propósito de asegurar la máxima precisión y fluidez del contenido. En ambas etapas, sugerimos una verificación minuciosa de las fuentes normativas y jurisprudenciales eventualmente citadas en el documento.

¿Cuál es vuestro perfil de cliente?

Despachos de abogados pequeños, medianos y grandes, notarías, empresas y multinacionales que operan en cualquier mercado, organismos internacionales, instituciones de la Unión Europea, universidades y diversas entidades. También trabajamos con personas físicas que necesiten traducir y jurar certificados o diplomas de varios tipos.

¿Cómo valoráis las capacidades lingüísticas del sector legal español? ¿Consideráis que hay un buen nivel de manejo de idiomas y, en concreto, del inglés?

En el mercado altamente técnico y especializado en el que nos desenvolvemos, el inglés es ampliamente utilizado. No obstante, es importante destacar que poseer un buen dominio de un idioma no garantiza automáticamente la habilidad para traducir, es decir, transferir un concepto o un instituto legal de un ordenamiento jurídico a otro.

¿Cuál ha sido el proyecto más desafiante y satisfactorio que habéis manejado hasta ahora?

Cada proyecto que asumimos nos presenta desafíos únicos debido a su elevado nivel de tecnicidad. Nos encontramos frecuentemente con entregas urgentes que implican grandes volúmenes o proyectos breves, pero que contienen información sumamente técnica, demandando horas de análisis y estudio. En términos de gestión, queremos destacar la traducción de la IPC (Clasificación Internacional de Patentes) para la Oficina Europea de Patentes, de inglés a francés, una tarea que se extendió a lo largo de un año.

Además, disfrutamos particularmente trabajando en traducciones para las instituciones de la Unión Europea, ya que abordan temas de actualidad y engloban diversos ámbitos del derecho.

Con la llegada de la IA generativa, ¿cómo ven su impacto en el ámbito de las traducciones jurídicas? ¿Sienten que representa una amenaza para su especialidad?

Es innegable que la inteligencia artificial generativa está transformando significativamente el sector de la traducción. Por otro lado, también es innegable que el ámbito jurídico y técnico en el que operamos es un mercado de nicho, altamente especializado, donde la intervención humana, especialmente de expertos traductores del derecho, se vuelve esencial.

Lejos de percibir la IA como una amenaza, la consideramos una oportunidad que nos permite gestionar grandes volúmenes en tiempos reducidos, liberando a nuestros juristas-lingüistas para que se enfoquen en los detalles cruciales. Contamos con años de experiencia utilizando herramientas tecnológicas de asistencia a la traducción, y actualmente estamos desarrollando una herramienta propia especializada en el ámbito jurídico, en un entorno seguro. Esta herramienta se nutre de la vasta experiencia acumulada durante años de actividad, mejorando continuamente nuestra oferta para nuestros clientes.

Es evidente que la adaptación de nuestra oferta de servicios es imperativa en esta nueva era, ya que el sector de las traducciones experimentará varios cambios. Solo aquellas empresas capaces de ofrecer un valor adicional respecto a la IA podrán mantenerse en el mercado. Estamos

trabajando activamente en esa dirección para asegurar nuestro lugar y seguir siendo relevantes en esta transformación del tejido empresarial del sector de las traducciones

¿Qué valor añadido ofrece LexTranslate frente al servicio que puedan prestar plataformas de traducción de IA?

¿Te sentirías cómodo confiando la traducción de un informe médico a una inteligencia artificial sin ningún tipo de revisión? Del mismo modo, un error en una cláusula de un contrato podría acarrear consecuencias jurídicas graves.

En el ámbito legal, la tarea no se limita a traducir el contenido de una frase; implica interpretar y contextualizar. Cada proyecto requiere un exhaustivo trabajo de búsqueda y análisis, fundamental para su correcta ejecución.

Esta labor incluye la búsqueda de jurisprudencia y legislación, el análisis detallado del texto, asegurando la uniformidad y el uso adecuado de la terminología jurídica, que varía según el ámbito del derecho. Además, como nuestros traductores son también abogados, somos capaces de detectar errores en los textos de origen enviados por nuestros clientes, corrigiéndolos según sea necesario.

Mantenemos una comunicación estrecha con nuestros clientes, siempre atentos a sus necesidades particulares en cada asunto. Nos esforzamos por escuchar y cuidar a cada cliente como si fuera único, aunque manejando constantemente grandes volúmenes de trabajo. La atención cercana y personalizada es una parte fundamental de nuestro compromiso con la satisfacción y éxito de quienes confían en nuestros servicios.

¿Cuál es vuestra visión del futuro de LexTranslate? ¿Tenéis pensado ampliar vuestra oferta de servicios a otras jurisdicciones?

Lextranslate tiene su sede en España, con oficinas en Madrid, donde me encuentro, y Barcelona, donde está ubicada Simonetta. Nuestros Project Manager se encuentran en Italia. A pesar de nuestra base local, ofrecemos servicios en cualquier jurisdicción, ya que contamos con juristas-lingüistas literalmente distribuidos en diversas partes del mundo.

En la actualidad, estamos estableciendo colaboraciones con distintos socios en Italia, Francia, Suiza y Polonia, y nuestra intención es seguir buscando sinergias profesionales similares en otros países. Estamos enfocados en un crecimiento integral, diversificando nuestra oferta. A lo largo de varios años, hemos proporcionado servicios de traducción de textos técnicos y patentes,

así como servicios de interpretación en múltiples idiomas y contextos, como juicios, arbitrajes y reuniones de diversa índole.

Además, colaboramos estrechamente con despachos de abogados en la redacción de notas de prensa o boletines informativos en el ámbito jurídico, aprovechando la experiencia de nuestra red de abogados que buscan promover su actividad y ganar visibilidad en las redes sociales.

La creación de una amplia red de contactos a lo largo de estos 10 años nos está abriendo puertas para participar en diversas iniciativas. Entre ellas, destacamos nuestra reciente colaboración con la asociación sin ánimo de lucro Global Legal Tech Hub, que reúne a profesionales del derecho en un entorno tecnológico. Esperamos llevar a cabo varios proyectos a corto plazo en conjunto.

Servicios

Escríbenos para
más información