‘Elevator Pitch’: cuatro consejos y cuatro errores comunes

En alguna ocasión de nuestra carrera profesional nos hemos enfrentado al Elevator Pitch, que no es más que una breve, pero precisa, descripción del proyecto o producto en el que trabajamos. Ya sea dentro de un entorno laboral o académico, nos hemos enfrentado a esta eventualidad, y la pregunta, aparente, que nos ha podido surgir es la siguiente: ¿cómo realizar un adecuado Elevator Pitch?

El Elevator Pitch, como describe Mauricio Umansky en Entrepreneur, “es esencial en este mundo tan acelerado” y no únicamente te permitirá “comunicar rápida y eficazmente” cuanto quieras explicar, sino que también te ayudará “a obtener negocio” de ello. 

Por lo tanto, los Elevator Pitch no son meras exposiciones orales que han de culminarse rápida y mecánicamente, sino que, realmente, es la transmisión de una idea, de un concepto, que tú quieres exponer a tus clientes potenciales.

Un abogado, por poner un ejemplo, tendrá claro los servicios que presta su despacho y hasta podrá citar de memoria las transacciones en las que ha participado con su equipo, o los clientes que ha asesorado en el último año. Pero el Elevator Pitch no va de eso: consiste en inspirar a tus oyentes y vender la propuesta de valor de tu proyecto o producto.

Cito a continuación los siguientes consejos que has de tener en cuenta a la hora de elaborar tu Elevator Pitch:

  1. Estudio de la audiencia

Conoce a quién te vas a dirigir (a tu buyer persona), así podrás modular el tono, el lenguaje e incluso al ritmo de tu Elevator Pitch. Sé consciente de a qué tipo de persona quieres tener por cliente.

  1. Brevedad

Un Elevator Pitch estándar ronda entre los 30 segundos a los dos minutos. Tu discurso tiene que ser claro, conciso e impactante. Así será más fácil que tu audiencia recuerde las ideas-fuerza de tu proyecto o producto.

  1. Fijación de la propuesta de valor

En un Elevator Pitch tiene que responderse el “porqué” de tu producto o proyecto. Tienes que diseñar tu discurso de tal manera que sea original y atractivo.

  1. Pasión en lo que se expone

El Elevator Pitch es una gran oportunidad para que reflejes la pasión que sientes por aquello que quieras promocionar. Has de realizar tu discurso con naturalidad y confianza, de otro modo, incurrirás en un sermón corporativo, vacío y carente de fuerza narrativa.

Por otra parte, sería apropiado conocer los errores típicos que se cometen en los Elevator Pitch:

  1. Falta de coherencia

Al ser de corta duración, se puede caer, durante el Elevator Pitch, en enunciar muchas frases promocionales que no tienen sentido entre ellas, o que hagan perder el ritmo o hilo argumental del discurso. Construye un discurso coherente y lógico.

  1. Excesiva información

Durante la exposición se puede cometer otro error: aportar demasiados datos, nombres, cifras u otro tipo de información técnica. Intenta segmentar esta información de forma que quede muy resumida y únicamente menciona aquella que sea esencial.

  1. Falta de espíritu

El Elevator Pitch va también de persuadir a la audiencia. Si tu discurso no logra impactar a tus oyentes, nunca llegará a convencerles. Sírvete de frases con fuerza, que desprendan sensaciones y que logren emocionar a tus potenciales clientes.

  1. Desconocer a quién te diriges

Tienes que conocer a tu audiencia. En caso contrario tu discurso no impactará con la misma fuerza y, es posible, que acabe resultando difícil de digerir. Analiza a tu audiencia y anticípate preparando las posibles preguntas o dudas que puedan tener tras el discurso.