Energía en el trabajo: cómo aprender a gestionarla

Que el día tiene 24 horas lo sabemos todos. Que hay días que nos falta tiempo hasta para dormir 8, también. Las actividades profesionales ocupan una parte considerable de nuestro día. Incluso, es natural que soñemos con situaciones laborales durante la noche.

Nos levantamos de la cama corriendo y nos acostamos dándole vueltas a la agenda de mañana. A lo largo del día, nos preguntamos por qué estamos agotados. Curioso, ¿verdad?

Vivimos en un continuo sprint, cuando deberíamos tener claro que la vida es una maratón.

Energía. Aprender a gestionar los niveles de energía. Aquí está la clave. Los expertos en física y química lo tienen claro: energía es la capacidad de producir trabajo, y trabajo es la fuerza que se gasta en producir un movimiento.

¿Cómo lograr tener más energía en el trabajo? Con estos consejos sencillos y prácticos que te explicamos a continuación:

Saber qué tipo de trabajador eres

  1. Desde pequeño, tienes la costumbre de dejarlo todo para última hora.
  2. No conoces la palabra no, aceptas tareas demás. Te tomas con calma los proyectos y los sacas poco a poco adelante.

¿Con qué perfil te sientes más identificado?

Calma. Reflexiona. Intenta definir tu rol como trabajador en tu día a día en términos de energía.

Cómo son tus niveles de energía

Si eres de los que disfruta de altos niveles de energía a lo largo del día, tómate descansos. No pretendas estar a full 10 horas, aunque creas que puedes. Esto agota a cualquiera y es contraproducente en el trabajo.

Si, por el contrario, “naciste cansado”, ponte metas diarias y cúmplelas siempre, sin peros.

Navegas entre dos aguas, a veces a tope, a veces sin apenas energía. Descubre hasta dónde puedes llegar y aprovecha los picos de energía para realizar tus tareas, y los momentos de bajón para tomar descansos.

Ponte límites

Si a diario agotas toda la energía de la que disfrutas, debes encontrar tu tope sin desfallecer, establecer límites y respetarlos. Por ejemplo, ponte como objetivo no acudir a más de dos eventos a la semana o no tener más de tres reuniones al día y reserva un día sin más compromisos que cumplir con tus tareas ordinarias. Pon límites realistas que puedas cumplir para no caer en la temida frustración. Esta decisión ayuda a sentirte más feliz contigo mismo y a concentrarte más en cada objetivo.

Guíate por tus ritmos ultradianos

Existe una forma de potenciar tu concentración y eficiencia en el tiempo de trabajo y guarda una estrecha relación con los ritmos ultradianos (el ritmo intradiano pone de manifiesto las actividades biológicas que ocurren en ciclos fisiológicos de 20 horas o menos que influyen en nuestra actividad diaria).

Estos ritmos indican que nuestro cerebro puede concentrarse de forma óptima de 90 a 120 minutos, después de este tiempo, necesita un descanso. Tras estos ciclos, necesitas un descanso.

Fórmulas para recargar tus niveles de energía

Pilas cargadas en 3, 2, 1. ¡Acción! En nuestras manos está afrontar la rutina de la mejor manera posible. Aunque pueden existir infinidad de factores que determinen el éxito de tu trabajo, recuerda que lo que es seguro es que vendrá determinado en gran parte por la actitud que adoptes.

Estos son los consejos para recargar tus niveles de energía día a día que nos propone Trello, el famoso software de administración de proyectos:

  • Duerme la cantidad de horas necesarias
  • Incorpora el hábito del ejercicio a tus días
  • Lleva una dieta saludable y equilibrada
  • Tómate descansos durante el día
  • Pon el móvil en silencio
  • Enfócate en una única tarea
  • Medita
  • Toma aire fresco
  • Pasa tiempo con tus seres queridos
  • Lee
  • Escribe una lista de gratitud
  • Haz lo que amas más a menudo
  • Deja entrar el optimismo
  • Deja ir el pesimismo