Contacto

Sector legal y ESG: ¿qué despachos deberán presentar sus informes de sostenibilidad?

Sector legal y ESG: ¿qué despachos deberán presentar sus informes de sostenibilidad?

Blanca Remirez de Ganuza

Blanca Remirez de Ganuza

La sostenibilidad es una realidad cada vez más patente en el ámbito de la empresa en todos los sectores, incluido el legal. Hasta ahora, muchos despachos se han relacionado con el mundo ESG exclusivamente como asesores de sus clientes, pero la sostenibilidad exige también que las firmas legales cumplan con sus propios desafíos sostenibles como organización. En este escenario, la directiva de información corporativa sobre sostenibilidad (CSDR) y las normas europeas de información NEIS (ESRS, en inglés) marcan una nueva y exigente hoja de ruta que llevará a muchas empresas, incluidos despachos de abogados, a elaborar y publicar sus primeros informes de sostenibilidad.  

La recomendación para acercarse a este nuevo mundo es ver la sostenibilidad, no como una obligación, sino como una oportunidad única de ser y hacer las cosas mejor ante nuestros clientes, empleados y demás grupos de interés. Cada vez más, los informes de sostenibilidad se están convirtiendo en una potente herramienta de estrategia, negocio y reputación. Muchas empresas deciden afrontar su planificación y elaboración más allá de los requerimientos legales.  


Criterios y fechas clave  

Este año será el primero evaluado bajo el nuevo marco regulatorio en sostenibilidad. Serán las grandes entidades de interés público, con más de 500 empleados (ya sujetas a la divulgación de información no financiera), las que en 2025 deberán entregar, según los nuevos criterios y normas establecidos, sus informes de sostenibilidad correspondientes al ejercicio fiscal 2024. 

Un año después llegará el turno de las grandes compañías que hasta ahora no estaban obligadas a reportar. ¡Y ojo! porque aquí entran en juego aquellos despachos de abogados que cumplan dos de los siguientes requisitos:  

– tener un volumen de negocio de más 40 millones de euros,  

– contar con más de 250 empleados o  

– superar los 20 millones de euros en volumen de activos.  


Estas organizaciones deberán publicar sus informes en 2026 sobre el ejercicio de 2025. Por eso es importante que comiencen a plantear su estrategia ESG, analizando su punto de partida, teniendo muy en cuenta la doble materialidad (de impacto y financiera), definiendo sus grupos de interés, identificando con ellos las áreas críticas y estableciendo indicadores cualitativos y cuantitativos para alcanzar metas a corto, medio y largo plazo. Ya en 2027 será el turno para las pymes cotizadas, excepto las microempresas. 


¿Qué se debe reportar en un informe de sostenibilidad? 

Las empresas deberán definir el alcance de sus informes y aportar información documentada sobre sus avances en ESG, prestando atención al modelo de negocio y estrategia de sostenibilidad; los órganos de administración, dirección y supervisión; las políticas internas; los derechos humanos y el proceso de diligencia debida, entre otras muchas cuestiones. La información, además, tendrá que ser verificada por un tercero independiente. 

Es innegable que se trata de un proyecto de grandes magnitudes, laborioso y a veces complejo, que afecta al 100% de las áreas de negocio y gestión de las empresas. Precisamente, esta magnitud convierte los informes de sostenibilidad en herramientas verdaderamente eficaces para anticipar riesgos, medir progresos, alcanzar objetivos y estrechar lazos y compromisos con nuestros grupos de interés.   

 

Servicios

Escríbenos para
más información